Viernes, 12 de septiembre de 2008

Sobre Sam Lutfi: Sam llegó a la vida de mi hija cuando ella estaba en el momento más vulnerable, con el corazón roto por perder la custodia de sus preciosos hijos, ella se encontraba muy frágil, lista para ser sometida por su depredador. ¿Porqué no fui a ayudar a mi hija? Estabamos tan alejadas en ese momento que ni siquiera tenía su número de teléfono. Una noche Sam me llamó, él me dijo que Britney había estado con sus hijos, pero cuando llegó la hora de entregarlos a Kevin, ella se encerró en el baño con Jayden. Más tarde, me enteré de que Sam le había a dicho a Britney que Kevín había llamado para decir que ella se podía quedar con sus hijos más tiempo. Me aterrorizé. Si no fuera porque tenía que estar con Jamie Lynn, me habría ido a Los Angeles en el primer vuelo. Me sentí dividida en dos, una parte quería seguir con mi hija embarazada de 16 años y la otra quería estar con mi hija de 26 años que estaba pasando por una profunda crisis. Ambas parecían necesitarme con la misma intensidad. Cuando vi las fotos de mi hija en la ambulancia, con esa mirada perdida, algo dentro de mí se rompió en pedazos.

Más sobre Sam: El nivel de control que tenía Sam era enorme. Adnan me dijo que Sam escondía los teléfonos de Britney y averiaba varios de sus coches. ¿Algo más? Adnan dijo que Sam solía esconder el perrito de Britney, London. Ella lo buscaba llorando desconsoladamente. Entonces Sam aparecía con el perro haciéndose el heroe por haberlo encontrado. La escena de ese día era para no creerlo, Britney estaba tan inquieta que no dejaba de moverse. Limpió su casa, se cambió la ropa varias veces e incluso cambio la ropa de sus 3 perros. Era como si ella no estuviese allí. Hablaba con el tono y el nivel de entendimiento de una niña pequeña. Después, Britney recogió una botella con pastillas y miró la etiqueta. “¿Qué significa insomnia?”, preguntó. Sam le dijo que las pastillas servían para mantenerla despierta. Sam molía las pastillas y se las ponía en su comida. Se me rompió el corazón.

Poco después, Sam me dijo que alguien estaba llorando porque querían internar a Britney, fue el mismo Sam quién lo hizo. Me acerqué enseguida al lugar y se encontró con la policía llevándose a Britney en una camilla. Ella empezó a llorar “Mamá, Mamá!” “Aquí estoy cariño!” le dije con lágrimas en los ojos. “Por favor, déjenme ir con ella”, les supliqué, pero no me dejaron. Seguimos a los vehículos hasta el centro médico UCLA, donde Britney ingresó en un area psiquiátrica. Britney estaba con la impresión de que la habíamos llevado al hospital.

Probablemente yo no habría tenido el coraje de internarla, pero al final eso fue lo que le cambió la vida y a nosotros también.

Mi relación con Britney ha mejorado enormemente. Ahora nos llamamos entre 4-5 veces al día. Ella me llama por todo, desde cosas relacionas con Sean hasta el vestido que encontró para su sobrina Maddie.

Fuente: BMK
Traducción: Osdia


Tags: Britney, Sam Lufti, Lynne Spears, libro, drogas, actualidad, noticias

Publicado por adminbspp @ 0:56  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios