Viernes, 26 de octubre de 2007
Si tu crees en lo que dice Brendan Behans acerca de que toda la publicidad posible es buena publicidad, entonces el quinto album de Britney Spears es el lanzamiento discografico mas publicitado de la historia del pop. En contraste con la pobre antigua Britney, todo en el mundo de Amy Winehouse va a las mil maravillas.

Estariamos aqui todo el dia si entraramos en detalles, pero tenemos suficiente con decir que los puntos salientes implican tres visitas a rehabilitacion en un espacio de cinco semanas, raparse la cabeza, perder la custodia de sus hijos, someterse a controles de drogas dos veces por semana, una desastrosa aparicion en su comeback en los MTV Awards, ofensas automovilisticas y haber sido votada el peor ejemplo paternal del mundo.

En contraposicion a su imagen publica en caida libre, un artista tiene dos opciones. Una implica hacer m?sica que la devuelva a sus a?os dorados con una letra que subraye su completa normalidad: la esperanza es que el p?blico se enamore de la astucia con que dices que en realidad no va nada mal.

La otra debe lanzar la precaucion al viento: ?considerando la disminucion de su fortuna, que da?o puede causar tomar ciertos riesgos musicales?

Por suerte, en Blackout, (una desafortunada eleccion como titulo considerando los recientes suplicios de Spears) ha optado por lo ?ltimo, usando un torrente de sintetizadores ferozmente deformados, la voz tratada electronicamente, rompedores tambores y glamurosos sonidos rock. Los resultados son de lejos fantasticos!

El single ?Gimme More? es futurista y emocionante, mientras el sonido a?ade un sentido genuino de furia a ?Piece of Me? que arremete contra varios detractores de Spears.

Con su sabroso coro sofocado por las ondas de corrosiva y atonal electronica, ?Heaven on Earth? suena no inamrpopiadamente como una cancion de la era del uniforme escolar de Spears que ha sido llevada fuera de control. Incluso cuando no hay una cancion para ofrecer, hay por lo general algun enga?o acustico que te hace prestarle toda tu atencion. ?Freakshow? manipula la voz de Britney hasta que ella suena como un hombre.

?Get Naked (I Got a Plan)? destaca un apoyo vocal con un gemido como clave, gradualmente reduciendo la velocidad como si alguien hubiera apagado el poder.
Solo una vez consigue darte algo mas: con un sonido salton, la atroz y chillona voz de la llamada y respuesta y la repetidora melodia de cancion infantil, ?Radar? parece una inclinacion hacia atras para molestar al oyente. Quizas esto es una ultima tactica desesperada para ganar algo de intimidad: ella trata de conseguir que la gente la deje tranquila haciendo un irritante ruido dentro de lo posible.

Aparte de ?Piece of Me? y el Kiss-off a Kevin Federline ?Why Should I Be Sad??, una cosa graciosa para cantar cuando has perdido la custodia de tus hijos y tienes que pasar por un control de drogas dos veces por semana, las letras optan por ignorar los mas recientes acontecimientos a favor del asiduo bombardeo del nivel de la entrepierna. Esto es el testamento de la omnipresente imagen de chica virginal que tenia. Aun hoy, despues de dos matrimonios, dos hijos, innumerables sesiones de paparazzi, impacta la forma en la que Britney Spears usa la palabra ?fuck?, pero usalmente ella la utiliza.

?Tick-tock, tick-tock, can you fuck me while I?m hot?? ella quita la cascara en ?Perfect Lover? provocando que te asustes por partida doble, como si usted hubiese transformado las canciones en canciones de alabanza para encontrar a Aled Jones descubriendo sus genitales a la congregacion de San Bartolomeo.
Claramente alguien dentro de la organizacionde Britney sintio el mismo camino: de repente el volumen sobre la cancion disminuye para mantener su modestia.

en general la letra demuestra algo sobre una bendicion mixta. En una mano un album lleno de canciones como ?Piece of Me? en el que Britney Spears llega a la falsa conclusion de que su mala publicidad se debe a una conspiracion de los medios de comunicacion hacia las madres trabajadoras, seria dificil de aguantar. En la otra mano, los compositores podrian haber pensado dos veces el gran n?mero de referencias en las canciones a ser enloquecidos con la lujuria.

Estos dias en los que oyes a Britney Spears cantar sobre volverse loca o dar vueltas en su cerebro como un huracan, lo que usted imagina no es una mujer delirante en medio del extasis coital, pero aquellas fotos de ella recien rapada atacando el coche de un paparazzi con un paraguas y verla tan desequilibrada como sea posible en un ser humano para ser atada con una camisa de fuerza, ?I?m falling off the edge of my mind,? jadea, es dificil pararse a pensar: si ahora aparecera, ahora bajara el paraguas.

Y por ultimo, el gran problema de Blackout. Que llega con las ultimas novedades de Britney en las revistas, en las que varias dicen que la artista ha solicitado trabajar de camarera por las noches siendo tachada de ?incoherente? cantando Santa Claus viene a la ciudad a un perro vestido con ropa navide?a y ha tenido que producirse una intervencion por parte de su familia.

Este es un album valiente y apasionante: la pregunta es si alguien sera capaz de oir su contenido por encima del rugido ensordecedor de los chismes.

Cr?ditos: theguardian.co.uk
Traducci?n: osdia
Publicado por adminbspp @ 21:53  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios