Martes, 17 de septiembre de 2013

La revista Billboard ha hecho una lista sobre “Las 10 mejores cosas sobre el nuevo single de Britney Spears”que sin duda no debéis perderos. Y aquí van:

“El pasado domingo 15 de septiembre, Britney Spears regresó con “Work Bitch!” con un extraño acento británico para su nuevo single, que formará parte de su octavo álbum de estudio. ¿Tienes problemas para subirte al tren de “Work Bitch!”? ¡Aquí te dejamos 10 razones por las que deberás amar a Britney!

#1. Su acento británico – Empecemos aclarando esto desde un principio: Britney utiliza un acento británico en “Work Bitch!“. ¡Esto es algo genial! En un mundo post-”Applause”, donde se le permite a Lady Gaga saltar en los versos, es aceptable para Spears abrazar su Britishney interior y aumentar la ferocidad de sus órdenes en esta canción. Como Grantland Molly Lambert señala, el uso de un acento falso le permite a Spears asumir la identidad de un nuevo personaje – en este caso, una directora de cepa que ensalza las virtudes del trabajo incansable como un medio para la compra encaprichada para muchos llamado ‘coches’. Spears ya se exploró como una persona inglesa tras su colaboración con Will.i.am en “Scream & Shout”, y en el contexto de estas letras todo tiene aún más sentido con su acento inglés. ¡Super genial!

#2. El sentido práctico de todo esto - “Work Bitch!” tal y como lo indica su título, no se junta con la pereza sino que ofrece un sólido razonamiento de causa-efecto en su letra. La mayoría de la gente tiene que trabajar muy, muy duro con el fin de obtener el dinero suficiente para comprarse un Maserati, algunas mansiones y querer asistir a fiestas parisinas. Sin embargo, tal y como señala Britney, un “cuerpo caliente” también requiere un esfuerzo laborioso. No se puede discutir el verdadero punto de Britney aquí. Éste es el equivalente de música pop que quiere mostrar su trabajo en clase de matemáticas: en lugar de gritar “Work Bitch!” a sus seguidores, Spears proporciona enormes ejemplos sobre la importancia del trabajo, motivando a los oyentes en los gimnasios, oficinas y concesionarios automovilísticos de todo el mundo.

#3. El Big Fat Bass - Escuchando el descenso en el segundo 0:45 – un sintetizador que sonaba un poco metálico durante el primer coro – se hace infinitamente más musculoso, y Spears gime en el fondo. El oyente recibe su primera oportunidad de dar rienda suelta a unas ranuras laterales torpes. Los ciclos de graves dentro y fuera durante “Work Bitch!” se multiplican deliciosamente mientras se hace profundo y luego regresa a coger fuerza en primer plano.

#4. La llegada de la Britney ‘Real’ - Tras burlarse de sus fans con sus militaristas gritos de “trabajo” durante el primer minuto del single, Britney deja a un lado el acento británico y comienza el primer verso que se apropia de la canción. “Bring it on, ring the alarm / Don’t stop now, just be the champion” es la forma en la que Britney lanza su alter-ego y permite que la última sílaba de cada línea flote hasta el cielo convirtiéndolo en uno de los momentos más atractivos del single.

#5. La línea de “Here It Co-o-o-omes” - ¿Cómo se cierra Britney una vez más en el modo británico? Esa línea se quema a ambos extremos del single. Esa frase es el sonido de la realidad de Britney dando vueltas por el desagüe que finalmente se detiene.

#6. El glorioso y alucinante segundo verso - Tras los segundos extremos del coro, Britney se transforma de alguna manera en Paul Revere y comienza a sonar su propia alarma. ”You can hear my sound/Tell somebody in your town/Spread the word/Spread the word!” Llora como si Internet ya no existiera y la noticia de su dominio pop tuviera que ser entregada por medio de un caballo. A continuación, se agacha en un concepto loco que le hace estar al mando:  ”Go call the police/go call the governor/I bring the treble/Don’t mean to trouble ya.” ¿Qué problema musical podría tener Britney obligándole a sus oyentes a llamar a sus gobernantes? Esa línea ‘aguda’ es una devolución del llamado “Scream & Shout” aunque tenemos más curiosidad por las demandas políticas de Britney llegados a este punto.

#7. La estructura del bicho raro - Hacia la mitad de “Work Bitch!”, quién escuche el single se da cuenta de cómo se atreve el single a todo durante su composición: Un coro de palabra hablada sobre la base “bitch”; Lo que los versos reflejan entre sí mientras contienen múltiples acentos. Estas no son las marcas de un single de oferta para las radios. “La gran cosa sobre Britney Spears es que ella hace canciones deslumbrantes, trucos extraños y luego hace que todo el mundo piense en la corriente principal del single” – dijo Sam Lanksy de Idolator a través de Twitter sobre este nuevo single. Se basa en una sola estructura, algo que resulta difícil de estar en desacuerdo.

#8. El puente atractivo de respiración - Tras la segunda estrofa, “Work Bitch!” sacude por completo y Britney aparece sin pretender instruir a su público. ”Hold your head high, fingers to the sky/They goon’ try to try ya, But they can’t deny ya.” Es una epopeya (aunque un poco cliché) en la carretera, pero el golpe es un himno que realmente merece elogios por ser tan impredecible. Es como si un trío de golpes se estrellase sobre una ola de sintetizadores. Britney vuelve a aquella manía de la danza ya sonada anteriormente en “Femme Fatale“, y lo mejor de todo es el cambio de velocidad (el cual no se fuerza en el single). Esos 30 segundos sí que matarán cuando se presente totalmente en directo.

#9. El ataque final - “Work” se repite 16 veces, “Work it out” se repite 12. El sintetizador vuelve a ponerse en escena aunque ha sido rociado con gasolina y a la larga se incendia. El single es otra música electrónica sin aliento, siempre golpeando. Resistirse a él es todo un riesgo.

#10. La individualidad - “Work Bitch!” huele a “Blackout” de la era en que el contenido y la producción eran de Britney, y el acento vuelve a recordarnos a “Scream & Shout“. Pero Britney y su nuevo single tienen claramente los ojos fijados en los mejores momentos de la actual y reciente Electronic Dance Music, y no es de esperar que Spears arrase en las radios. “Work Bitch” toma riesgos que no estaban presentes en “Femme Fatale” a nivel individual, algo muy agradable en este single, y Britney se ha ganado el derecho de arriesgarse. Tras verse segura a arriesgarse con “Ooh La La”, ha dado una visión singular que no le deja temerosa de nada. No se trata de pintar números pop, díselo a la policía, al gobernador, al congresista estatal, al barbero, al chico que trabaja en Burguer King. ¡Díselo a todo aquel que necesite un punto de atención que Britney está de vuelta!”

Créditos: OhMyBritney
Fuente: Billboard


Tags: Britney Spears, single, Work Bitch!, Billboard, crítica, música, actualidad

Publicado por adminbspp @ 1:40  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios